Familia Fagaceae

Quercus ilex

Quercus ilex, comunmente conocido como 'encina', es un árbol de la familia Fagaceae.

El epíteto genérico posiblemente derive del la lengua celta (quer: fino; cuez: árbol); es el nombre empleado en latín para designar tando al roble como a la encima. El epíteto específico fue asignado por Linneo en referencia a su semejanza con el acebo, Ilex aquifolium. Otros nombres vulgares con los que se conoce a la encina son 'carrasca' o 'chaparro'.

Descripción

Es un árbol que puede alcanzar más de 25 m de altura. La corteza es lisa y de color verde grisáceo en los tallos; se va oscureciendo a medida que crecen y, alrededor de los 15 o 20 años, se agrieta en todas direcciones, quedando un tronco muy oscuro.

En estado salvaje es de copa ovalada al principio y después se va ensanchando hasta quedar finalmente con forma redondeado-aplastada. En ocasiones se queda en ese estado de arbusto por las condiciones climáticas o edáficas del lugar.

Las hojas son perennes, coriáceas y de color verde oscuro por el haz, y más claro y tomentosas por el envés; están provistas de fuertes espinas en su contorno cuando la planta es joven y en las ramas más bajas cuando es adulta. El envés de las hojas está cubierto de una borra grisácea. Es una planta monoica, aunque presenta cierta tendencia a la dioecia.

Sus flores masculinas aparecen en amentos densamente agrupados que toman un color amarillento, luego anaranjado y al final, a la madurez, pardo. Las flores femeninas son pequeñas presentando en principio un color rojizo y a la madurez un amarillo anaranjado.

El fruto es una bellota elipsoidal que lleva en su base una cúpula hemisférica con escamas tomentosas fuertemente imbricadas.

Ecología

La dispersión del polen es principalmente anemófila, y en menor medida entomófila. La alogamia es el tipo de reproducción más frecuente, aunque también es posible la autopolinización con flores masculinas del mismo individuo autogamia.

Las hojas, muy duras y coriáceas, evitan la excesiva transpiración de la planta, lo que le permite vivir en lugares secos y con gran exposición al sol, como la ribera mediterránea.

Como la inmensa mayoría de las fanerógamas la encina establece relaciones simbióticas con diversos hongos del suelo formando micorrizas.

Origen y Distribución

Su área de distribución natural es el Mediterráneo, ya que se encuentra en todos los países que lo bordean, pero sólo en las zonas con clima mediterráneo seco, por su característica de vegetación esclerófila.

En España resulta ser la especie forestal que más territorio ocupa: unos 3 millones de hectáreas de encinares repartidos por toda la península y en las islas Baleares. Se crían bien en todo tipo de suelos y desde la costa hasta unos 1.500 m, en forma de arbusto.

Etnobotánica

Aparte del uso de las encinas como recurso ganadero en las dehesas esta especie ha tenido infinidad de aplicaciones desde la antigüedad hasta nuestros días.

Su madera es muy dura e imputrescible, aunque difícil de trabajar, por lo que se emplea para fabricar piezas que tengan que soportar gran rozamiento, como en carros o arados, y en la construcción como pilares o vigas.

La leña y carbón de encina constituían hasta el primer tercio del siglo XX los principales combustibles domésticos en amplias zonas de España.

La corteza cuenta con gran cantidad de taninos, por lo que es muy apreciada en las tenerías para curtir el cuero, siendo especialmente utilizada para este fin en Marruecos.

Usos alimenticios

Las bellotas se comen a menudo tostadas como otros frutos secos o en forma de harina para hacer pan.

El fruto es usado para mejorar la carne porcina para el engorde y para mejorar la calidad de la leche del ganado bovino.

Usos medicinales

Diascórides (40-90) hace refecencia al empleo de esta especie como tratamiento frente a la disentería y por sus efectos antiinflamatorios.

Otra referencia la encontramos en la obra de Ibd Wafid (1008-1075), un médico de origen toledano, quien recomienda las bellotas frente a la diarrea y la incontinencia urinaria.

En medicina tradicional marroquí, donde se conoce como 'qourich', las hojas y bellotas machacadas se emplean para preparar un cocimiento que resulta ser astringente y útil para desinfectar heridas. Por su parte a partir de las raíces se elabora una infusión recomendada para el reuma y los dolores de estómago.

En España es frecuente su empleo frente a la diarrea. En Cuba es empleada como febrífugo.

Resultados experimentales han demostrado la actividad antioxidante de los frutos [1], así como la actividad antibiótica de los extractos de la corteza y las hojas [2] [3] [4].

Simbolismo

La encina es considerada árbol sagrado, como símbolo de fuerza, solidez y longevidad. Según diversas tradiciones la clava de Hércules era de madera de encina, lo mismo que la cruz donde se crucificó a Jesucristo. Abraham recibe las revelaciones de Yavé cerca de una encina.

En la mitología griega, encontramos unas ninfas protectoras de los bosques encinares, las dríadas. Estos seres representaban la humedad y el hálito vital, que juega y serpentea entre la naturaleza sin dejarse atrapar. Según la tradición griega, dejaron sus moradas celestes para residir, junto a los mortales, en los encinares, convirtiéndose en divinidades terrestres.

En Extremadura, en el centro de su escudo se ha colocado una encina que representa, más que un árbol, una filosofía de vida, un modo de ser en el que el aprovechamiento de los campos se beneficie del uso racional de este árbol.


  1. Bioactive metabolites involved in the antioxidant, anticancer and anticalpain activities of Ficus carica L., Ceratonia siliqua L. and Quercus ilex L. extracts.Amessis-Ouchemoukh, Nadia and Ouchemoukh, Salim and Meziant, Nassima and Idiri, Yamina and Hernanz, Dolores and Stinco, Carla M and Rodr{'\i}guez-Pulido, Francisco J and Heredia, Francisco J and Madani, Khodir and Luis, Jos{'e}.Industrial crops and products.2017 ↩︎

  2. Antibacterial activity of Quercus ilex bark's extracts.Berahou, A and Auhmani, A and Fdil, N and Benharref, A and Jana, M and Gadhi, CA.Journal of ethnopharmacology.2007 ↩︎

  3. Antimicrobial effects of Quercus ilex L. extract.G{"u}ll{"u}ce, M and Ad{\i}g{"u}zel, A and {"O}{\u{g}}{"u}t{\c{c}}{"u}, H and {\c{S}}eng{"u}l, M and Karaman, I and {\c{S}}ahin, F.Phytotherapy Research: An International Journal Devoted to Pharmacological and Toxicological Evaluation of Natural Product Derivatives.2004 ↩︎

  4. Antimicrobial properties of Quercus ilex L. proanthocyanidin dimers and simple phenolics: evaluation of their synergistic activity with conventional antimicrobials and prediction of their pharmacokinetic profile.Karioti, Anastasia and Sokovic, Marina and Ciric, Ana and Koukoulitsa, Catherine and Bilia, Anna Rita and Skaltsa, Helen.Journal of agricultural and food chemistry.2011 ↩︎

Quercus ilex
Compártelo
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.