Familia Pinaceae

Pinus canariensis

Pinus canariensis C.Sm., comunmente conocido como 'pino canario', es una conífera perteneciente a la familia Pinaceae.

El epíteto genérico deriva del sánscrito (pitu: sabia, zumo), en alusión a su resina característica de las coníferas. El epíteto específico hace referencia a que es una especia nativa de las Islas Canarias.

Descripción

Es una especie arborescente que puede alcanzar más de 40 m de altura. Cuando es joven presenta una ramificacion regular y una copa piramidal que se transforma en redondenada o irregularmente lobada en los ejemplares adultos.

En el pino canario resultan muy evidentes los dos tipos de hojas presentes en todos los pinos: las primarias o juveniles y las hojas secundarias o adultas. Las juveniles son azul grisáceas, acuminadas y finalmente serradas en sus márgenes, mientras que las adultas son de color verde claro, muy finas y flexibles, de hasta 30 cm de longitud. La retención muy prolongada de las hojas juveniles junto con su aparición tras el rebrote en tronco y ramas gruesas son aspectos muy característicos de esta especie.

Las inflorescencias son conos, estando los masculinos y femeninos separados en distintos brotes del mismo árbol. Los masculinos son de color amarillo-verdoso en la madurez, cuando liberan gran cantidad de polen. Los estróbilos femeninos son primero de color rojo intenso para pasar luego a verde.

En el segundo año las piñas alcanzan su forma oblongo-fusiforme, pardo-rojizas y lustrosas, provistas de un corto y grueso pedúnculo. Tardan en madurar, dependiendo de la situación ecológica, de 24 a 30 meses; pasado este tiempo se habrán formado los piñones, dos por cada escama del estróbilo.

El piñón está envuelto por las cubiertas tegumentarias que forman la testa, que es muy dura, negruzca por un lado, grisácea y moteado oscuro por el otro. Los piñones presentan un ala que facilita su propagación aérea.

Ecología

Algunas piñas pueden retrasar considerablemente su apertura tras su maduración; este fenómeno se conoce como serotinia y es un típico carácter de adaptación al fuego, ya que los incendios provocan la apertura repentina de este tipo de piñas favoreciendo la regeneración natural. En el pino canario esta función se une a la capacidad regenerativa de los árboles adultos tras un incendio, para garantizar la pervivencia de la especie.

Su resistencia al fuego es debida en gran parte a la gruesa corteza que cubre sus troncos y los aísla del calor. Además tiene la capacidad de rebrotar en el tronco y ramas gruesas, así como de cepa, emitiendo vástagos de hojas glaucas. Se considera que es realmente la presencia de parénquima transversal el que proporciona a esta especie su gran capacidad de regeneración.

La distribución geográfica actual del pino canario en las islas no se corresponde con la que primitivamente tuvo; hoy ocupa nichos ecológicos de otras formaciones más evolucionadas, bien por colonización natural o por reforestación, formando comunidades de transición que podrían evolucionar si las condiciones ambientales y la gestión selvícola lo permiten.

Origen y Distribucíon

Es una especie endémica de las Islas canarias. De forma natural se encuentra formando amplias masas boscosas en las islas de Tenerife, La Palma, Gran Canaria y El Hierro, especialmente en las tres primeras. En La Gomera coexisten poblaciones relícticas naturales, junto con reforestaciones realizadas en el s. XX. En Fuerteventura y Lanzarote sólo se encuentra actualmente en repoblaciones, si bien en ambas islas hay datos que atestiguan su presencia en el pasado.

Parece ser que durante el Terciario estuvo bastante extendido por Europa a lo largo de las costas del Tethys, donde ningún pino de tres acículas llegó al período Cuaternario excepto el pino canario, que perduró hasta los finales del Neógeno.

Fuera de su área natural, el pino canario está muy extendido en plantaciones sobre todo en el Norte de África, Chipre y Palestina, así como en Australia, Chile, y Sudáfrica.

Es una especie muy tolerante a suelos pobres y secos, siendo capaz incluso de desarrollarse en paredes de roca viva casi verticales en su área natural.

Etnobotánica

El principal valor de la especie es forestal, muy útil en tareas de reforestación, dada su gran importancia en la sujeción de suelos, su facilidad para crecer y desarrollarse en terrenos poco evolucionados , rocosos y con poca materia orgánica, además de su alta valencia ecológica, su resistencia al fuego y su crecimiento relativamente rápido.

Un uso antiguo hoy totalmente en desuso fue la obtención de pez o brea para calafateado de barcos mediante la combustión de la madera de pino canario en hornos. Está aún muy extendido la extracción del manto de hojas secas del pinar (pinocha o pinillo) para el abonado de huertas y como cama de ganado.

Usos medicinales

Tradicionalmente se ha utilizado la infusión o los vapores de hojas y yemas de pino para el tratamiento de resfriados, la bronquitis y el asma. La esencia contiene terpenos y trementina. Los terpenos le otorgan capacidad expectorante y mucolítica. La esencia de trementina se utiliza en aplicación externa como rubefaciente para el tratamiento de dolores o inflamaciones.

Simbolismo

El pino canario se considera, según una ley del Gobierno de Canarias, el símbolo natural de la isla de La Palma, conjuntamente con la graja.

Pinus canariensis
Compártelo
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.