Familia Araliaceae

Hedera maroccana

Hedera maroccana, conocida comúnmente como 'hiedra de Marruecos', es una especie perteneciente a la familia Araliaceae.

El epíteto genérico es el término latino clásico empleado para las hiedras, y significa 'hélice'. Por su parte el epíteto específico es el patronímico de Marruecos, donde la especie fue descrita por primera vez.

Descripción

Es una planta leñosa, perenne y con tallos trepadores o rastreros, siendo los juveniles de color rojizo. Las hojas de las especies son de dos tipos: las juveniles, que se encuentran en los tallos trepadores tienen forma palmato lobuladas, mientras que las adultas suelen ser enteras.

Los brotes también difieren: los jóvenes son esbeltos y flexibles con pequeñas raíces aéreas para adherirse a las superficies; los adultos son más gruesos, se soportan por sí solos y no tienen raíces.

Las flores son pequeñas, de un color verdoso amarillento y se agrupan en inflorescencias terminales tipo umbella. La floración se produce a finales de verano y se extiende a lo largo de todo el otoño. Produce pequeños frutos carnosos, verdinegros, púrpura oscuro o amarillos en forma de baya, que maduran de finales del invierno hasta mediados de la primavera.

Ecología

Su néctar es una importante fuente de alimento tardío para abejas y otros insectos. Aunque son venenosas para los seres humanos, estas bayas forman parte de la dieta de muchas aves, que tras comerlas dispersan las semillas, contribuyendo así a su expansión.

Las hojas sirven de alimento a orugas de algunas especies de Lepidoptera como Phlogophora meticulosa, Noctua janthina, Odontopera bidentata, Euplexia lucipara, Idaea seriata, Ourapteryx sambucaria y Peribatodes rhomboidaria.

Origen y Distribución

Se trata de una especie nativa de las costas atlánticas del norte de Marruecos.

Etnobotánica

En Marruecos la decocción de sus hojas se ha usado tradicionalmente en compresas para aliviar dolores reumáticos y neurálgicos, como antipiojos y contra la celulitis. Sus bayas son venenosas.

Simbolismo

Ya desde antiguo se la ha asociado con la inmortalidad por ser una planta de hoja perenne. Se la puede encontrar en diferentes decoraciones de vasijas cerámicas de la Antigua Grecia. Se consagraba al dios Atis, el amante de Cibeles, representando el ciclo continuo de vida, muerte y renacimiento.

Hedera maroccana
Compártelo
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.