Familia Arecaceae

Copernicia alba

Copernicia alba Morong., conocída comúnmente como 'copernicia' y 'palma Caranday', es una planta de la familia Arecaceae.

El nombre genérico fue acuñado en honor del astrónomo polaco Nicolás Copérnico (1473-1543). Por su parte, el epíteto específico significa 'blanco', en alusión a la tonalidad de la corteza. En guaraní, se conoce como 'caranday', que significa 'palmera de agua'.

Descripción

Es una palmera de hasta 20 m de altura, con una corteza de color grisáceo y de superficie lisa o marcada por las huellas de las ramas antiguas en los adultos. El sistema radicular es extenso y profundo. Presenta hojas palmadas, en forma de abanico, agrupadas en el ápice del tallo, con un raquis leñoso y dotado de espinas negras, duras y curvas.

Las hojas son persistentes persistentes, con entre 30 y 50 folíolos lineales, color ligeramente azulado y en los ejemplares adultos cubiertos de cera.

Las flores forman inflorescencias en espádices de color amarillo. Cada flor posee tres ovarios, uno de los cuales se desarrollará en fruto, una baya globosa de consistencia pulposa y color oscuro, monoseminada. La semilla es ovoide, lisa y de color castaño claro. La germinación es rápida, teniendo lugar en menos de dos meses. Los juveniles no forman palmas hasta haber cobrado cierta altura, mostrando en primer lugar hojas lineales o lanceoladas, finamente dentadas y desprovistas de cera.

Origen y Distribución

Es una especie nativa de Bolivia, Argentina y Paraguay. Es una especie adaptada a abundantes precipitaciones, que requiere mucho sol aunque tolera aceptablemente bien el frío una vez que la germinación ha tenido lugar. Así mismo tolera bien extremos de alcalinidad o acidez. Es la especie más resistente al frío del género Copernica.

Etnobotánica

En Paraguay se está estudiando dado su potencial como fuente de biodiésel. También en Paraguay se consume mucho su cogollo en forma de palmito.

En las ciudades de Luque, Limpio y Tobati se confeccionan sombreros trenzando la hoja de caranday. Dos hojas son suficientes para un sombrero. La forma de tejido está heredada de la cultura guaraní.

Diversas tribus sudamericanas solian emplear la palma para fabricar velas mediante el raspando la cera en las hojas.

Copernicia alba
Compártelo
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.